Cómo elegir la tarjeta de crédito perfecta en 3 pasos | Loansmart.es

Cómo elegir la tarjeta de crédito perfecta en 3 pasos

¿Estás pensando en tener una tarjeta de crédito pero no sabes por dónde empezar? En LoanSmart sabemos lo importante que es este tema y hemos elaborado una lista de cosas que debes tener en cuenta.

1   Determina el uso que le vas a dar

Necesitas saber con certeza para qué la quieres y cuál será su finalidad. No es lo mismo una tarjeta que usarás para tus gastos personales en tu diario vivir, otra que requieres para tus gastos de oficina, negocio o trabajo en general, aquellas que solo deseamos para ocasiones y compras especiales, o esas que destinamos para pagos de emergencia. También debes definir si será propia o compartida. Además, es importante concretar si requieres financiar gastos a largo o a corto plazo. Del mismo modo, decidir si la deseas asegurada, afiliada a alguna marca o empresa, o con algún plan de retribución por su uso.

 

2   Analiza las diferentes opciones de bancos y tarjetas de crédito a elegir

Al momento de elegir el banco al que deseas afiliarte por medio del servicio de tarjeta de crédito, asegúrate de conocer la tasa de interés, cobertura, y atención que ofrecen a sus clientes. El límite de crédito y las diferentes formas de pago, incluyendo cuánto corresponde al pago mínimo; son algunas de las preguntas que debes hacer antes de tomar una decisión. De esta manera podrás elegir aquella que se adecúe más a tus necesidades, obteniendo la mayor cantidad de beneficios posible. Considerando también cómo es tu relación con el banco, el abanico de opciones será menor o mayor, pudiendo escoger entre básicas, clásicas, oro y platinum; por nombrar solo algunas de las diferentes categorías que tendrás a tu disposición.

3   Evalúa tus ingresos y egresos

 

Tu ingreso es uno de los factores más importantes a considerar. Al momento de tomar una decisión te orientará, pues te ayudará a establecer límites reales acordes a tus finanzas actuales; tomando en cuenta tu salario, deudas, inversiones, retroactivos y demás compromisos financieros, mientras a su vez el banco analiza tu historial crediticio; creando así la línea de crédito que mejor te convenga.

Por otro lado, es igual de importante analizar tus gastos y delimitar cuáles de ellos se harán a través de la tarjeta. Si serán consumos totalitarios o parcializados. Una vez que sepas en qué, cómo y cuándo gastas, podrás hacer una mejor relación entre el porcentaje y frecuencia de pago que le harás a tu tarjeta de crédito.

Finalmente, recuerda que una tarjeta de crédito no es una extensión de tus ingresos. Es un servicio que debe ser manejado con responsabilidad y astucia, para que siempre actúe a nuestro favor y no juegue en nuestra contra. Úsala de forma moderada acorde a tus finanzas, administrando los bienes y servicios que adquieres a través de ella. Siempre esté atento a las fechas de pago y corte, sin olvidar los intereses. Sigue estas indicaciones y así le sacarás el mayor provecho a sus beneficios, sin lamentaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *