Reto: Independizarse. Cómo saltar del nido sin caer en el intento.

A todos nos llega ese momento en nuestras vidas que decidimos que ya va siendo hora de abandonar el nido. Dejar atrás los cuidados y el apoyo económico de los padres y lanzarse a la independencia por uno mismo. Antiguamente, se creía que llegado los 25, si uno no estaba casado y estaba en camino de comprar su primera vivienda, es que no se había madurado lo suficiente. Un fracaso y un mal partido, como solían llamarlo.

 

Hoy, con la persistente crisis en la que vivimos, son los padres los que nos piden quedarnos en casa debido a las escasas oportunidades laborales que se ofrecen. ¿Cómo puede uno entonces independizarse? Es un hecho que más del 80% de jóvenes de entre 20 y 30 años desea marchar por su propio pie pero únicamente el 20% de estos consigue lograrlo. Si bien hay que entender que este tipo de riesgo acarrea unas consecuencias, el precio final a pagar merece la pena. Por ello, ¡no te desalientes! Todo puede lograrse con dedicación y esmero.

 

Como todo comienzo es difícil, hay que informarse de antemano para no correr sobre la marcha. ¿Cuál es la primera parada? Valora cuales serían tus gastos mensuales antes de dar el paso y cuál son tus ingresos actuales. A continuación te dejamos una lista de los gastos más comunes de cualquier persona viviendo sola:

 

  • Alquiler de la vivienda
  • Contrato de teléfono y/o de internet en casa
  • Gastos de agua y electricidad
  • Abonos a transporte público
  • Comida
  • Medicinas

 

Una vez entendido el total de gastos que supone vivir solo, y si se cree poder hacerlo, entonces es cuando llega el momento de pasar a los siguientes pasos, que no se deben ignorar por nada del mundo.  En LoanSmart te dejamos a mano la siguiente guía para hacer del tránsito menos drástico:

 

  1. Reflexiona sobre lo que realmente te interesa.

¿Deseas realmente independizarte o es tan solo producto de la sociedad que te empuja?  Si bien esta pregunta no te preocupa lo más mínimo, y tu idea de volar es clara, pregúntate exactamente qué es lo que esperas de la independencia. Debes pensar que tipo de casa puedes costearte o por el contrario si eres capaz incluso de compartir un piso. Todo dependerá del total de ingresos y la buena gestión de ellos. No idealices tu futuro sino estate presente en tu ahora y analiza qué es lo que está a tu alcance.

 

  1. Comunica tu decisión a tus padres u otros adultos

 

Es necesario estar al corriente sobre todo lo que supone vivir por tu cuenta. No solamente significa tener un sueldo a fin de mes para cubrir gastos, sino también una serie de documentos y contratos en regla de los que te tendrás que hacer cargo al final del día. Comenta con tus padres u otros adultos tu idea para que ellos puedan guiarte de la mejor manera.

 

  1. Búsqueda de piso

Existen cientos de anuncios sobre alquileres en los periódicos, en internet y en inmobiliarias. Desafortunadamente hay personas que intentan engañar a incautos haciendo que paguen por adelantado para terminar sin piso o con uno hecho una ruina. Ten paciencia antes de firmar un contrato.

Si piensas que no puedes pagar un piso tu solo, siempre puedes compartirlo con otras personas que estén en tu misma situación. No olvides mirar alquiler de habitaciones.

 

  1. Conoce las tiendas locales y los mejores mercados

Para controlar bien tus gastos en cuanto a alimentación, asegúrate de conocer bien las tiendas y los mercados que estén alrededor de tu futura vivienda. Mira las mejores ofertas y apuesta por los precios más bajos.

 

  1. Disfruta del viaje

Quizás el punto más importante de todo esto. ¡Disfruta! Te prometemos que valdrá la pena y cualquier sacrificio será recompensado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *